Dijous, 23 de setembre de 2021 - Edició 1155
La República

De trenes y otros entuertos

Querido primo Emilio, Otra vez, Emilio. Otra vez. Nuestro maravilloso servicio de cercanías operado por Adif ha vuelto a dejarnos en la estacada por un mísero incendio en una estación […]

Avatar
Processats 13/02/2016

Querido primo Emilio,

Otra vez, Emilio. Otra vez. Nuestro maravilloso servicio de cercanías operado por Adif ha vuelto a dejarnos en la estacada por un mísero incendio en una estación en desuso -y nuevecita-. Centenares de miles de personas atrapadas en los trenes en hora punta en una ciudad como Barcelona. Inaceptable!

Todavía recuerdo aquella conversación que tuvimos en un flamante Alvia viajando a 200 por hora entre Puente Genil y Lora del Río, donde me comentaste que no entendías las masivas manifestaciones independentistas de cada Diada. Empiezas a entender el porqué?

Pero bueno, a lo que iba. Me has dejado de pasta de boniato con el argumento de tu última carta. Que ahora nos odian “aún más” que antes por pedir la independencia? Ah, pero que ya era normal que nos odiasen antes? De verdad, Emilio, que no entiendo esta actitud tuya.

No voy a entrar al trapo. No obstante, me gustaría poder hacerte una reflexión sobre la lengua catalana, ya que según tú parece ser una de las causas de ese odio. Veamos, Emilio, me parece maravilloso que digas respetar el catalán, pero te puedo asegurar que existen personas en Catalunya que se han educado en esta lengua desde la cuna. Nadie se la sacó de la manga hace cuatro días para tocarte las narices.

Y sí, Emilio, sí, todos hablamos castellano y nos entendemos… Unos más que otros, por eso…

Una vez dicho esto, me gustaría rebajar la tensión de nuestras últimas cartas. No quisiera que este verano, cuando te visite en Córdoba, no me abrieses la puerta, o que “Antonio y Paco” volviesen a dejar su impronta en mi coche con matrícula de Barcelona. Un abrazo a toda la familia.

Martí.