Diumenge, 27 de novembre de 2022 - Edició 1585
La República

Carta a un amigo español…

…que siempre me dice que Cataluña vive del dinero que le deja el Gobierno de España A ver como te lo explico para que me entiendas bien… Fíjate, cada año […]

Antoni Marzal i Morata 24/10/2013

…que siempre me dice que Cataluña vive del dinero que le deja el Gobierno de España

A ver como te lo explico para que me entiendas bien… Fíjate, cada año en Cataluña se recaudan 32.000 millones de €. Hasta aquí me sigues, ¿no?… vale. De esos, vuelven menos de la mitad… fácil. Y resulta que, con lo que queda, Cataluña no puede pagar los servicios sociales que querría. Y no estamos hablando de colegios de los de ir de uniforme, ni hospitales a lo Berverly Hills… simplemente equipamientos equiparables (perdón por la cacofonía) a los que se ofrecen en Madrid, Navarra o el País Vasco, a las que llamamos “comunidades ricas” (como a Catalunya, ciertamente); pero también como, por ejemplo, en Extremadura que, aportando mucho menos al Estado (y hablo per cápita), recibe mucho más (también por persona). Y aquí me permitirás, amigo, un inciso… ¿pero no éramos iguales?

Eso es lo que se viene a denominar déficit fiscal. Como el Gobierno español no DEVUELVE parte de lo que Cataluña HA RECAUDADO y NECESITA, España deja a Cataluña dinero ¡A CRÉDITO! (y aquí, una nota aclaratoria que se me antoja más que importante: yo no tengo nada contra España; mi madre, de hecho, es andaluza – nacida en Almería – y la familia de mi padre, a partir de sus abuelos, son de Aragón y Valencia… vamos, que soy un charnego por los cuatro costados o, como le gusta decir a mi amiga Eulàlia Benítez, andulán, o cataluz, tanto da…)

Pero volvamos al “meollo” del asunto, porque lo que me importa es que lo entiendas bien: Imagínate que tu escalera de vecinos necesita dinero para obras, porque hay rincones donde falta una mano de pintura, luces nuevas… en fin, lo normal. Se presenta en tu casa el Presidente y te pide un esfuerzo “extra”: que si tu piso es más grande, que si es un ático dúplex a tutiplén, que si el coeficiente, que si el bien común de la vecindad… en fin, te toca pagar una derrama de 1.000 euros cada mes. Pero te dice: No te preocupes, a medida que los demás vecinos mejoren sus pisos y éstos se revaloricen, irás pagando menos… piensa que es un esfuerzo puntual, y que te lo agradezco muchísimo.

Empiezan las obras y el dinero va a lo más importante: goteras, pisos sin luz, humedades, ascensor… pero al dichoso ático NUNCA llegan las obras. Un día te das un garbeo por la escalera y ves que todo está muy bonito: luces nuevas, estucado veneciano, pasamanos de madera noble… pero al ático no llega el ascensor, las luces se han fundido, hay goteras del tejado… en fin, un desastre. Y tú, en tu derecho (o eso entiendes), vas y reclamas al Presidente que haga algo en tu piso, que ya no puedes aguantar más, que se te ha inundado el recibidor varias veces, que de noche tienes que encender el mechero para ver la cerradura de la puerta, que sigues pagando los 1.000€… y va y te dice: Como no hay otro vecino en tu rellano, hemos acordado que te lo tendrás que pagar tú. Sin embargo, y para que veas que te trato con justicia, te puedo hacer un préstamo del fondo de la Comunidad. Eso sí, como tal, tendrá que ser con intereses…

Y, al final, no te queda otra opción que irte del edificio.

Resumiendo: España PRESTA a Catalunya una pequeña parte del dinero que le DEBE… ¿Repetimos? parte del dinero que le DEBE… Y, por si crees que soy un “puto polaco independentista” (me han llamado cosas peores), debes saber que el Déficit Fiscal de Catalunya está publicado en concepto de BALANZAS FISCALES en el BOE, y reconocido por el propio Estado Español (bien, lo hicieron una vez y, al ver que la verdad se mostraba obstinada y cristalina, no lo han vuelto a hacer, aunque por Ley (¿te suena la palabra?), debería hacerse anualmente.

Y por todo ello, cuando quieras saber quién DEBE a quién, quién PAGA a quién y quien le TOMA EL PELO a quién, debes ir a las fuentes oficiales, a los números fríos y despiadados (pero certeros), y no dejarte engañar por aquellos que quieren que tú y yo dejemos de ser amigos porque, aunque un día tú sigas siendo español y yo ya no, seguiremos siendo amigos. Por mi parte, yo encantado… ¿y tú?

PD: Si nos vamos del Edificio las deudas con los Bancos están a nombre de la Comunidad de propietarios. Quizá te sirva de acicate para dejarnos ir en paz si no quieres comerte la parte alícuota del ático.