Divendres, 7 d'agost de 2020 - Edició 743
La República

Vuelta a la dictadura

Acaba la semana con una noticia que hará desorientar gravemente al ejecutivo. El partido de Albert Rivera sería hoy el más votado, según el sondeo de Metroscopia, con un respaldo […]

El Comunicado J Herrera
El Comunicado J Herrera 10/02/2018

Acaba la semana con una noticia que hará desorientar gravemente al ejecutivo. El partido de Albert Rivera sería hoy el más votado, según el sondeo de Metroscopia, con un respaldo del 28,3% del electorado. Se sitúa así a más de seis puntos de distancia del PP (21,9%).

España va a la deriva con un gobierno que ya no puede gestionar la realidad actual, cada vez menos político y más autoritario. Se le acaba la poca confianza que le daban sus electores, con lo que se está radicalizando a marchas forzadas para parecer que lo tiene todo bajo control. Con esto va saliendo a la luz lo que de verdad se esconde en el ideario patrio; el viejo régimen en la forma y el fondo de siempre.

Mantener en sus cárceles a presos políticos o en el exilio en el siglo XXI, no hace más que corroborar dicho ideario. El Estado vuelve a las andadas en su represión contra Catalunya para calmar a su ego y a su tropa. En 1940 el total de hombres y mujeres de presos políticos encarcelados era de 27.779 personas. Esto significaba casi el 1% del total, en aquellas fechas, de la población de Cataluña (2.915.757 habitantes) y evidenciaba que el alcance masivo de la represión sobre el conjunto de la población catalana seguía siendo importante, meses después del fin de la Guerra Civil.

Se asevera que la historia es cíclica, que se vuelve a repetir una vez y las que hagan falta. Las crónicas, recién instaurado el Franquismo en España, relataban que en aquella época, persistió la dictadura y las persecuciones, las detenciones, los interrogatorios, los juicios sin garantías, los encarcelamientos y el exilio de muchos luchadores por la libertad y la democracia, como también de comunistas y anarquistas… Parece sarcástico que todo lo referente a la dictadura vuelva a sonar familiar en Catalunya después de tantos años. Dando síntomas de un país con poca higiene democrática.

Madrid ha empezado otra de sus guerras. Exactamente en la línea histórica de la anterior. Una purga de los que molestan, venganzas, traiciones y demás. Una contraofensiva para que ese sondeo de Metroscopia sea señalado como un error de grandes dimensiones. En su afán de poner en dificultades a Ciudadanos y olvidando que mantiene el Gobierno gracias a sus votos, Rajoy y los suyos critican a la formación naranja y la ningunean, no ya incumpliendo puntos esenciales del pacto de legislatura, sino intentando acordar con los socialistas asuntos tan cruciales como el de la financiación autonómica entre otros.

Justo cuando más necesitado está de aliados, se muestra incapaz de pactar con los que ya tenía. Les va en los genes. La autarquía tiene eso. Pretender ahora que se llegue a un acuerdo en el conflicto catalán, es ir contra su tradicional ego. Como manifestó el filólogo austriaco Anton Sieberer en su libro ‘Katalonien genen Kastilien’: “España es autocrática, Catalunya es democrática”, “Catalunya puede ser conquistada, pero no convertida”…

JL Herrera Vega
Ciéncies de la Informació i la Comunicació
El Comunicado

Relacionats