Dilluns, 25 de maig de 2020 - Edició 669
La República

¿Quién dice basta?

Hasta cuándo se va a permitir que el Gobierno español del PP siga abusando de los poderes que le puede conceder un Estado antidemocrático. Pensado para satisfacer los intereses del […]

El Comunicado J Herrera
El Comunicado J Herrera 27/01/2018

Hasta cuándo se va a permitir que el Gobierno español del PP siga abusando de los poderes que le puede conceder un Estado antidemocrático. Pensado para satisfacer los intereses del más fuerte y no de lo más justo. De una justicia cada vez más politizada. Y de una, cada vez más rebrotada ultraderecha franquista anticatalanista, y anti todo lo que sea tolerancia. España está cayendo en el delirio con este Gobierno. Decía Voltaire: “Aquellos que pueden hacerte creer absurdidades, pueden hacerte cometer atrocidades”.

Esta semana ha estado señalada por la sesión de investidura del nuevo president de la Generalitat, que se celebrará el próximo martes 30 de enero a las tres de la tarde, según informó ayer el president del Parlament, Roger Torrent. La convocatoria especificó que Carles Puigdemont será el candidato. Con este comunicado, Torrent mantiene el pulso con el Gobierno, después de que la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría anunciara que estudia recurrir la designación de Puigdemont como candidato.

Una vez más se pretende ningunear el derecho que tiene Catalunya a elegir a sus representantes. La vicepresidenta Santamaría se atreve a decir que ese candidato no es válido, que no conviene y que los catalanes se ha equivocado al elegirlo. Y va a impugnar esa decisión al TC. Todo porque unos cuantos millones de ciudadanos están de acuerdo en que sea su legítimo representante elegido tras unos democráticos, aunque impuestos comicios y que no les importa que esté exiliado por mandato de unas leyes direccionadas por un gobierno que no puede resolver los problemas, porque el problema es el gobierno.

Pero este ejecutivo sigue en su línea obcecada a pesar que cada vez más gente le ha visto el plumero. Ahora es el propio Consejo de Estado el que rechaza la decisión del Gobierno de impugnar ante el Tribunal Constitucional la candidatura a la investidura de Carles Puigdemont. Este nuevo fracaso institucional de alcance imprevisible y vergonzoso al rechazar el órgano consultivo esta decisión del PP es intolerable al no encontrar este órgano bases jurídicas para tomar esa decisión. El Gobierno, no obstante, sigue adelante con su intención de impugnar la candidatura. ¿Quién dice basta a tanta paranoia, a tanto vilipendio en un país de la Unión Europea? El Ejecutivo confía en que el Tribunal Constitucional admita el recurso y pare la elección, por supuesto.

Mientras siguen buscando por la alcantarillas la presencia del President Puigdemont ante la posible comparecencia física en la investidura de este martes. La paranoia es brutal. Control en las fronteras, en los maleteros de los coches, en las carreteras, en los caminos, por tierra, mar y aire. No hay límite de presupuesto en otro derroche de fondos públicos contra el enemigo catalán. El PP, el partido político más corrupto de Europa según estudios de la UE, juega al despiste son su adormilada ciudadanía cada vez que salen casos de corrupción como ahora en Valencia. Le viene de perlas tener excusas informativas. Y a la vez negar cualquier control dentro de sus fronteras. ¿Hasta cuándo Europa o el resto del mundo van a decir basta?

Alguien decía que la injusticia en cualquier parte, es una amenaza a la justicia en todas partes. Continuar ejerciendo el poder de esta manera no es sano ni para el resto de España ni para Europa, ni para el propio PP. La presión a la que están sometiendo a su propia justica politizada, acabará por hacerles caer como fichas de dominó. Es imposible que la situación actual entre España y Catalunya no acabe de explotar. Tener a presos políticos, tener a exiliados políticos, e interferir en unas elecciones democráticas se acaba pagando. Tiempo al tiempo…

JL Herrera Vega
Ciéncies de la Informació i la Comunicació
El Comunicado

Relacionats