Diumenge, 2 d'octubre de 2022 - Edició 1529
La República

Pere Navarro caricatura de la verdad

Decía el escritor y crítico literario Jules Renard, “De vez en cuando di la verdad para que te crean cuando mientes”.   Vivimos en un país donde: La clase obrera […]

El Comunicado J Herrera 02/05/2014

Decía el escritor y crítico literario Jules Renard, “De vez en cuando di la verdad para que te crean cuando mientes”.
 
Vivimos en un país donde: La clase obrera no tiene obras. La clase media no tiene medios. Y la clase alta no tiene clase. Todo es ya una exageración de despropósitos, y no se sabe que la caricaturización en los lamentos es un presagio de pronto olvido. Sino que se lo digan al primer secretario del PSC, Pere Navarro, que ha asegurado este lunes que la agresión que sufrió por parte de una mujer a las puertas de la iglesia de Terrassa, es un síntoma del “clima de crispación” política actual. ¿?
 
En declaraciones a Catalunya Ràdio ha afirmado que la agresora era “una persona que vivía una opción con un cierto fanatismo”, de mediana edad y clase media, y se ha mostrado convencido de que es producto de un clima de crispación. Para el líder del PSC, el episodio no deja de ser un síntoma de que “el clima de tensión va en aumento, nosotros hemos notado en la Diada de Sant Jordi y en otros actos como hay insultos, miradas de odio y finalmente se produce una agresión, que ya digo que es anecdótica, pero que es un síntoma”, ha sostenido, por lo que intuye que la agresión es por el clima político actual.
 
No es serio en ningún caso que un acto de violencia como este se puede interpretar como algo recurrente sobre la situación en la que estamos viviendo en Catalunya. Yo puedo estar muy engañado con los dirigentes políticos españoles, pero de eso hasta el extremo de darle un puñetazo a alguno de ellos, hay algo más que el ‘clima’ huracanado categoría 5 donde me tienen. Y ganas no me faltan! Sr Navarro como suelo decir, a medida que avanza una discusión, retrocede la verdad.
 
Y el colmo del despropósito es el momento en que dice, “cuando determinados partidos alimentan un discurso que no es el diálogo, se enrocan las posiciones, hay personas que son muy sensibles, que se fanatizan, y finalmente cuando ven a alguien que llama al diálogo y al acuerdo, creen que es un enemigo”. ¿Pero le ha explicado usted esto a los nacionalista españoles? Supongo que se acordará usted de la misma manera a los que atacaron la sede de Blanquerna en Madrid la pasada Diada de Catalunya. Sr Navarro, El lenguaje de la verdad es siempre sencillo.

El conseller de Interior, Ramón Espadaler, le recomendó que denunciase los hechos, así lo hizo, y ahora los mossos están investigando. Y no le digo que no fuera licita su versión. (Aun habiendo testigos que dicen que se trataba de una conocida 'alterada' del pueblo). Es igual. Lo que quiero decirle es que no puede mezclar un tema como este, con algo tan importante como es la tesitura actual sobre la voluntad soberanista de los ciudadanos de Catalunya. Usted no puede, insisto. Mire por ponerle unos ejemplos, el exdiputado en el congreso Joan Puig fué amenazado varias veces en la capital, Alfred Bosch cuando se presentó también fue agredido y en ningún caso se quiso sacar rédito político. Yo mismo he sufrido intento de agresión en Madrid por el hecho de ser catalán. ¿Se acuerda de la final de copa del año 84 en el Bernabéu? Mejor no le cuento. No se puede utilizar de manera partidista ese hecho. Sino en caso de que haya caricaturizado los lamentos para tergiversar la verdad, tendrá usted que dimitir como político por mentir. Hágale caso a Buda que decía aquello de, “la verdad es aquello que produce resultado”. Relájese y reflexione, que falta le hace.

 
J L Herrera Vega
Ciències de Informació i Comunicació
El Comunicado