Dimecres, 23 de juny de 2021 - Edició 1063
La República

Nada peor que un ‘ex’

  Decía Sir George Bernard Shaw, premio nobel de literatura en 1925, que “Los políticos y los pañales se han de cambiar a menudo… y por los mismos motivos”. A […]

El Comunicado J Herrera
El Comunicado J Herrera 28/06/2014

 
Decía Sir George Bernard Shaw, premio nobel de literatura en 1925, que “Los políticos y los pañales se han de cambiar a menudo… y por los mismos motivos”.

A lo mejor ese es el motivo por el que estamos presenciando la entrada en escena de nuevas formaciones políticas en los últimos tiempos. Recientemente a Ada Colau, la activista de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y una de las impulsoras del movimiento Guanyem Barcelona, que va a dar para muchas reflexiones ciudadanas a partir de ahora en Catalunya. Para empezar, Colau ha asegurado que nunca ha simpatizado con ideas independentistas aunque ha admitido que ahora mismo votaría a favor del doble sí en la consulta del 9 de noviembre si llega a celebrarse. En una entrevista en Catalunya Ràdio, Colau ha aclarado que si se plantea este voto favorable a la secesión es porque lo ve como “una ocasión para cambiar el sistema político desde un liderazgo de la sociedad civil”. Bien por esta activista pero, ¿cómo se puede entender el hecho de estar de acuerdo con el sí sí, y no defender esa idea como nueva representante política que ya es? Cuidado no le pase como a Duran i Lleida. Sumarse a la corriente de la ciudadanía y no hacer apología de ello, o hacerlo de forma no trasversal no es del todo ético en su discurso.

Se le valora la importante función que desarrolla o desarrolló con los desahucios como activista. Me quito el sombrero, aún no estando de acuerdo en algunas de sus acciones. Hay que pasar por el salvaje trauma en el que las entidades financieras han sometido a miles de personas, físicas y jurídicas, para entender la labor activa de su gestión. No es una salvapatria ni creo que lo buscara pero personalmente soy de los que opinan que una acción practica vale más que cien teóricas. Ahora bien, hay que posicionarse claramente en política cuando se defiende algo, que estamos en tiempos de detentar y preservar las ideas con decisión. Igual que ella son/somos muchos los que no éramos independentistas, y no por ser unionistas por llamarlo de alguna manera, sino porque hasta ahora no veíamos la idea de la independencia, o el soberanismo si se prefiere, como una solución a las necesidades del pueblo de Catalunya. Constatando que ahora ha de ser así, los ex no-independentistas pueden/podemos ser los peores. Ya se sabe del dicho que no hay nada peor que un 'ex' (algo), fumador, adinerado, novia/o, español, etc.
 
Según sus palabras, “en el 9N me planteo votar sí-sí, y creo que, como mucha otra gente lo haremos porque vemos una oportunidad de radicalidad democrática, de proceso destituyente de este régimen que estamos denunciando, y empezar realmente a decidir las reglas del juego entre todos y todas”. Sin embargo, también ha mostrado sus reticencias a que sea CiU el que pueda pilotar este proceso y, asimismo, ha advertido de que no va a participar en ninguna pelea que enfrente a Catalunya con España. En lo de CiU podemos estar de acuerdo, reservo la caña de ese timón para ERC. Las ideas de esa formación poítica republicana han sido cristalinas y firmes en ese aspecto desde siempre (algo que da sentido a muchas cosas). Pero lo que si ha de estar segura la Sra. Colau es que tarde o temprano tendrá que decantarse tambien políticamente en su nuevo partido.

Hasta Oriol Junqueras presidente de ERC ha valorado desde el Parlament este posicionamiento de Ada Colau como, “una respuesta racional a una situación en la que los ciudadanos de Cataluña se ven sistemáticamente perjudicados por la actitud de los gobiernos y también los partidos españoles”, añadiendo que, “en este contexto, es normal que los ciudadanos de Cataluya vayan haciendo este ejercicio plenamente racional de reflexionar para llegar a la conclusión de que la única forma de resolver los problemas que tenemos pasa ineludiblemente por la independencia de nuestro país”. Así de sencillo y claro hable ese dirigente con la realidad existente. Hasta ahora se le la seguido Sra. Colau, por esa labor activa contra el sistema financiero del que he sido testigo. Pero ahora Catalunya necesita un escrache contra esa España en la que no quiere enfrentamiento alguno. A partir de su comparecencia como alternativa ¿nueva? política en Catalunya (por lo pronto) junto a Pablo Iglesias y Podemos en España, se le va a mirar de otra manera, y el no posicionarse en esa ‘lucha’ soberanista, no le favorece. Ya me contará como lo va hacer con la que se avecina sin ser descubierta. No sea usted ahora una ex activista de su pueblo y su tierra, que somos los peores. Y sino pregúntele a Jorge Verstrynge
 

J L Herrera Vega
Ciències de la Informació i de la Comunicació
El Comunicado