Dilluns, 10 d'agost de 2020 - Edició 746
La República

La estrella es la estelada

“En la bandera de la libertad, bordé el amor más grande de mi vida”. Federico García Lorca (1898-1936). Poeta y dramaturgo granadino, fusilado por el ejército franquista. Ya han pasado […]

El Comunicado J Herrera
El Comunicado J Herrera 16/05/2015

“En la bandera de la libertad, bordé el amor más grande de mi vida”. Federico García Lorca (1898-1936). Poeta y dramaturgo granadino, fusilado por el ejército franquista.

Ya han pasado los primeros siete días de campaña del 24M. Una semana después del inicio y la plataforma antisoberanista Societat Civil Catalana (SCC), -si solo buscan el enfrentamiento mejor que se llamen Sociedad Paramilitar Castrense-, no hace otra cosa que interferir y asaltar sin tregua hasta que la Junta Electoral Central (JEC) invade el proceso electoral, decretando la retirada durante estos días de campaña, las banderas independentistas que ondeen en edificios públicos y locales electorales, en aras de la neutralidad política en Catalunya.

Si bien la solicitud de esa entidad buscaba que las estelades fueran retiradas de edificios y espacios públicos, la JEC  solo ordena retirar a aquellas que ondeen en edificios públicos y locales electorales. O sea no en colegios que vayan a tener mesas electorales el 24M, pero si en plazas, rotondas y otros recintos al aire libre. Lógico, no todo vale en campaña electoral, y la psicosis a la estelada demuestra con mayor motivo lo importante de su cometido. No comulgo con que se trata de hacer valer la ‘neutralidad’ electoral, por ser algo que puede incitar al independentismo. Eso a estas alturas no cuela, y el votante tiene las ideas claras al respecto. Por lo que se percibe un cierto miedo a la estelada. Se dice que algo solo es importante cuando se habla de ello, aunque sea para bien. Por lo que el verdadero candidato del 24M, la verdadera estrella, esta siendo la estelada.

Algunos pueden decir que el uso de la estelada es lo mismo que si ondearan banderas preconstitucionales (las del aguilucho). Pero nada más lejos de la realidad. Una cosa es una bandera ‘ilegal’ impuesta por una dictadura y otra una bandera democrática elegida por el ciudadano como símbolo de una demanda histórica. Si bien en ERC hace muchos años que es parte de su simbología y últimamente se han subido al carro la CUP o incluso CiU. No hace falta recordar que en épocas preconstitucional estaba prohibida hasta la senyera. Por eso, por todo lo mal que siempre se ha gestionado en contra de la bandera cuatribarrada catalana, la primera respuesta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) ha sido pedir a los catalanes que cuelguen 'estelades' en los balcones de sus casas…

J L Herrera Vega
Ciències de la Informació i de la Comunicació
El Comunicado

Relacionats