Dilluns, 10 d'agost de 2020 - Edició 745
La República

Estelades y Barça, expresión democrática

La errónea y malintencionada decisión de la Delegación del Gobierno en Madrid (insólita delegación) por parte de su delegada, Concepción Dancausa, al prohibir la entrada al estadio durante la final de […]

El Comunicado J Herrera
El Comunicado J Herrera 21/05/2016

La errónea y malintencionada decisión de la Delegación del Gobierno en Madrid (insólita delegación) por parte de su delegada, Concepción Dancausa, al prohibir la entrada al estadio durante la final de la Copa del Rey portando Estelades, ha vuelto a poner de manifiesto el caos democrático del gobierno central sobre todo lo que gestiona. La política es justamente lo contrario de lo que se hace desde Madrid. Rechazar, denigrar y someter a todo lo que no se identifique con su ideario. Ahora con la estelada y la excusa de un partido de futbol en la capital. Donde el presidente de La Liga Profesional, Javier Tebas, ha afirmado que “Las 'estelades' son símbolos que defienden la destrucción de España”.

Solo hace unas semanas la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo desestimó el recurso interpuesto en junio del pasado año por Convergencia contra el acuerdo de la Junta Electoral Central de 20 de mayo de 2015, previo a las últimas elecciones municipales, que prohibió el uso de la estelada en espacios y edificios públicos de las cuatro provincias catalanas durante la campaña electoral por “simbolizar las aspiraciones de una parte de la sociedad catalana”. Confundir banderas con siglas políticas es una más.
 
Pero es que con motivo de la proclamación de Felipe VI y su posterior desfile por Madrid, la Dirección General de la Policía recibió el aval de la Abogacía del Estado para impedir el acceso con banderas y símbolos republicanos al recorrido citando la ley orgánica sobre Protección de la Seguridad Ciudadana y alegando que la exhibición de estas banderas podría derivar en un problema de seguridad y orden público. En el siglo XXI se siguen manejando consignas de otras épocas, ordenes que en este caso se demandan sin miramientos por creer que aún estamos en el pasado. Y ante la afrenta de coincidir con varios factores en Madrid como Barça, Estelades, y catalanes hacen actuar a esas ideologías de manera transgresora. Todo se hace en nombre de España, y lo peor es que se creen en posesión de la verdad. !Qué difícil lo ponen para no ser Independentista!

Hablan de no politizar el deporte, pero ya de por sí una competición que lleva el nombre del jefe del Estado -sin recordar ahora como ha llegado ahí- está sujeta a política. Que digan que hay que preservar el orden público y que la Estelada puede molestar a quien no comparta la simbología que pueda connotar, pero no se postulen con las banderas españolas con el Águila de San Juan (preconstitucionales y algo más), dejan claro el nivel de democracia que defienden. Banderas habituales en los partidos de los equipos de Madrid y visibles en los de la selección española de futbol, donde nadie habla que se concite a la intolerancia. Hay que recordar que en el caso de las estelades en el final de la Copa del Rey, la Delegación del Gobierno en Madrid alega el artículo 2.1 de la Ley contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte.

Qué decir de las banderas de España con el Toro en vez del escudo, que también podrían resultar molestas para según que sensibilidades y nadie pone el grito en el cielo. Al final tema resuelto por el juez a última hora, aunque el tiro les ha salido por la culata, pues hacía tiempo que no se percibía tanto consenso por parte de los unionistas en favor de las estelades. Otra metedura de pata desde Madrid, por la forma de ver 'su España', y van muchas. Además de un incremento en la difusión y el reconocimiento mundial a la causa soberanista. A buen seguro será una gran fiesta de expresión democrática, un buen partido de futbol y Força…

J L Herrera Vega
Ciències de la Informació i de la Comunicació
El Comunicado

Relacionats