Divendres, 7 d'agost de 2020 - Edició 743
La República

Corrupta Hispaniam

“Somos como somos”. Mariano Rajoy Brey, Presidente del Gobierno español en Mayo del 2015, sobre la corrupción en su partido, el PP. Semana de realidad aplastante. Crece la corrupción en […]

El Comunicado J Herrera
El Comunicado J Herrera 30/01/2016

“Somos como somos”. Mariano Rajoy Brey, Presidente del Gobierno español en Mayo del 2015, sobre la corrupción en su partido, el PP.

Semana de realidad aplastante. Crece la corrupción en España. Si alguien oye esa aseveración desde las esferas del Estado español advertirá que es algo que está eliminado o es cosa del pasado, pero desde la objetividad real, que es la contraria a esa propaganda, se ve incluso sin grandes sorpresas, algo incrustado como un hipervínculo en la tradición peninsular. Según Transparencia Internacional España es junto con Hungría, Macedonia y Turquía uno de los países europeos que más preocupa al organismo. Ahí es nada.

El directe.cat también se hacía eco de la noticia hace un par de días. La situación de la corrupción en España ha empeorado en el último año según Transparencia Internacional. Esta explica en el informe sobre el Índice de Percepción de la Corrupción 2015 (IPC) que se ha presentado en Berlín y mide los niveles de corrupción en el sector público de 168 países. Transparency International (TI) es la única organización no gubernamental a escala universal dedicada a combatir la corrupción, congregando a la sociedad civil, sector privado y los gobiernos en una amplia coalición global.
 
Los escándalos que han rodeado a los partidos políticos del ejecutivo español en épocas pasadas y especialmente la presente donde gradualmente aparecen corruptelas que se intentan disimular bajo la alfombra del Estado, medios afines, etc. (ver actualmente la que maneja el PP desde lainformación.com), sumadas a las inducidas por la Familia Real, han sido determinantes para que la percepción de la corrupción en España se haya deteriorado hasta los términos actuales. Los diferentes gobiernos estatales en vez de desarrollar reformas legales que erradiquen la corrupción, -las actuales no se aplican y quedan solo en el papel- se han esforzado por gestionar todo lo contrario.

Según esta organización España se sitúa en el puesto 36, con una puntuación de 58 puntos, por debajo de países como Qatar, Estonia, Bután, Botswana, Portugal o Polonia. Para Anne Koch, la directora para Europa y Asia Central de esa agencia “La corrupción no será atajada hasta que se pongan en marcha leyes y normas y la sociedad civil y los medios de comunicación sean realmente libres. Es muy preocupante el deterioro en países como Hungría, Macedonia, Turquía y España, donde estamos viendo como aumenta la corrupción y disminuye el marco para la sociedad civil y la democracia”

La corrupción es un mal endémico de España. Hay documentos sobre la Corrupta Hispaniam desde que está más o menos ‘oficializada’ allá por el siglo XVI. El poder político ha tendido a satisfacer intereses personales a cambio de diversas dádivas. En épocas pasadas, los implicados eran miembros de la familia real, cuando no el propio monarca de turno, y miembros de la nobleza. Ahora, además de la familia real, tenemos políticos de carrera y empresarios. Sea como sea, la corrupción política en España tiene una larga tradición, y no tiene visos de solucionarse. Se puede apreciar con el procesamiento a la Infanta Cristina hermana del Rey Felipe VI por dos delitos fiscales.

Así con la presentación a nivel internacional este pasado miércoles del IPC en el que España ha obtenido el peor resultado de su historia, 58 puntos sobre 100 queda reflejada la realidad sin paliativos. Una valoración que supone una pérdida de dos puntos respecto al IPC del 2014 y que confirma el descenso que se venía ya manifestando desde hace años. El Reino de España queda en los puestos de cabeza como potencia mundial de la corruptela en la que tan bien se maneja año tras año, siglo tras siglo…

J L Herrera Vega
Ciències de la Informació i de la Comunicació
El Comunicado

Relacionats