Dissabte, 18 de setembre de 2021 - Edició 1149
La República

Alexandre Rosell, joia rivalitis

Així és, amics, ens agrada el risc i li hem demanat al tonto de Futbolitis, l’home que va publicar un post titulat “Xavi, la gran mentira” (per molt que passi […]

Rival Petit
Rival Petit 22/02/2012

Així és, amics, ens agrada el risc i li hem demanat al tonto de Futbolitis, l’home que va publicar un post titulat “Xavi, la gran mentira” (per molt que passi el temps i que l’esborri del seu blog sempre em farà gràcia), que ens faci un scouting de la nova perla del planter brasiler. Bé, també passa que aquesta setmana no sabia què escriure i així el post me’l fa ell. Al tema, això és el que ens ha enviat:
 

Dirigente estilo Josep Lluís Núñez, domina el ridículo frente a las cámaras como pocos. De balbuceo constante y mirada perdida al intentar recordar el discurso, no sabe hablar, pero eso no es problema en un país en el que yo y Julio Salinas somos comentaristas de fúngol. Ágil de manos, débil de pieses, firma los cheques que da gusto verlo siempre y cuando el dinero pase de banco en banco sin pasar por el campo.

En sus inicios constan un par de años como gerente en España de ISL, empresa que pese a desaparecer tiene a varios exdirigentes bajo sospecha de sobornos a Havelange, Teixeira y otros altos cargos de la FIFA. Amigo de sus amigos, amante de sus amantes, Florentino de sus Florentinos, padre de sus padres, hijo de sus hijos, Sandro, como le gusta que le llamen, se enroló posteriormente en las filas de Nike Brasil, donde entrenó en la hacienda de Teixeira en Piraí, la Masia brasileña, y aprendió los conceptos básicos de los contratos de Nike y la CBF investigados por el senado de Brasil. Hombre polivalente, igual te recibe unos millones de la administración de Brasília que te los transfiere a la cuenta de una niña de 11 años, calidad diferencial repartiendo juego.

Destaca en el cara a cara por su trabajada sonrisa y en el mano a mano por la velocidad de paso de los fajos de billetes. No es una promesa, es una realidad, pero la realidad supera a la ficción y la ficción se la inventan los guionistas, en este caso yo. Hombre de fe, está llamado a visitar Montserrat cada año mientras mantenga a Guardiola. De privilegiado físico, está cachitas, jamás le veremos esas asquerosas imágenes como las de Laporta en el yate, que solo faltó verle la pelusilla del ombligo. Basta decir que domina a la perfección tanto el eslálon en Andorra como el yoguin en la Carretera de las Aguas, por no mencionar cómo corre la banda en el Urús FC. Calidad diferencial en el derrape con esquís salpicando de nieve al advenedizo que va haciendo cuña. Gran profesional y mejor persona, le paga la tarjeta rosa a la sirvienta filipina para que pueda llegar a Pedralbes en los Ferrocarriles.

De ánimo, revanchista no, le cae bien Laporta, y caerá sobre, él con gran venganza. Y furiosa cólera. Me parece que me he liado con las comas y los puntos pero a mi me suena bien así que para qué cambiar nada, se escribe como se lee y luego los párrafos se organizan arbitrariamente. En las retinas de todos quedarán grabadas para siempre sus grandes jugadas. Revalorizar una avioneta en un tropocientos por ciento y organizar dos asambleas de compromisarios estilo Pyongyang son dos de sus mayores éxitos. No es presidente de jáilaits de Youtube, destaca por su regularidad, es regular tirando a malo, aunque algunos que van de expertos prefieran llamarlo normalidad. En el Barcelona celebran su vuelta 5 años después de marcharse. Combina lo peor de Esade con lo peor de los valores catalanes con más mal gusto que Ágata Ruiz de la Prada peinada por Josep Pons. Lee el juego como nadie y estuvo fino ahí cambiando a Cruyff por Rexach.

Está en la agenda de varios clubs, todos ellos asesorados por yo, yo mismo y mi hermanísimo, el que le ponga el cascabel al gato se llevará una un perla de cuidado, pero el Barcelona no quiere vender. Sin duda alguna merece que se le catalogue de joya rivalitis, pero su potencial virtualidad está por descubrirse. Está llamado a seguir los pasos del káiser de Barakaldo pero si su entorno le sigue asesorando asín de bien podrá superarle. Si eso sucede, su señora tendrá que pasarle el pantumaca con jamón extremeño de contrabando en el vis a vis y el Rival Petit podrá decir: nosotros ya lo dijimos.
 

Ehem, bé, això és tot… Plas, plas, plas, que diria n’U-G i ja et trucarem, Marquitos.