Diumenge, 9 d'agost de 2020 - Edició 745
La República

“46” con Filtro

Semana de encuentro entre el presidente en funciones del Gobierno central, Mariano Rajoy, y el de la Generalitat, Carles Puigdemont. Las posturas estaban claras entre ambos y se verá si es fructífera […]

El Comunicado J Herrera
El Comunicado J Herrera 23/04/2016

Semana de encuentro entre el presidente en funciones del Gobierno central, Mariano Rajoy, y el de la Generalitat, Carles Puigdemont. Las posturas estaban claras entre ambos y se verá si es fructífera esa reunión. En cualquier caso el dialogo entre las dos partes, por todo lo pendiente, es fundamental. Lo significativo es que se ha hecho en claro clima de precampaña y quizás reunirse ahora ha sido como predicar en el desierto. El propio president se ha marchado con la sensación de que habrá que ir otra vez a las urnas el 26 de junio. Todo sigue igual.

El líder del PP empezó este miércoles por agradecer la recomposición de la comunicación personal e institucional y tuvo con Puigdemont varios detalles. Le regaló un facsímil de una edición de El Quijote en su viaje a Barcelona, descubre el mar y recupera la cordura. Estuvieron más de dos horas a solas, charlando de todo en el salón Tapies donde el presidente recibe a las máximas autoridades y luego compareció ante la prensa, algo que no hace cuando recibe a otros presidentes autonómicos.

Rajoy llevaba más de un mes sin dar una rueda de prensa. Puigdemont lo hizo desde la sede del Govern en Madrid, donde explicó que ha entregado a Rajoy un documento con 46 reclamaciones, arrancando por la celebración de un referéndum vinculante en Cataluña que dé respuesta política a un mandato democrático.

Suponiendo irónicamente que esas 46 peticiones, que me evocan aquella marca de cigarros marca -“46” con Filtro– que fumaba mi padre, no pasen por el TC para 'filtrarlas' y ningunearlas de nuevo, el documento, que supera en 23 los puntos que entregó el anterior President Artur Mas a Rajoy en verano de 2014, hay medidas sobre políticas sociales, política fiscal y financiera y un amplio capítulo sobre lo que el Carles Puigdemont denomina “incumplimientos del Estado con Cataluña, invasión de competencias autonómicas e interferencias en la acción de gobierno”.

Fundamentalmente Puigdemont expuso a Rajoy su firme convicción de llevar a Cataluña a las puertas de la independencia. Persistiendo en ese tema: “Quería que lo supiera por mí mismo, que no se lo explique nadie, que supiera que estoy comprometido con el mandato democrático del Parlament, en el que por primera vez hay una mayoría independentista”. Para dejar constancia escrita de ese objetivo secesionista, el President también le entregó a Rajoy la parte del discurso de investidura del pasado 10 de enero en el que relataba ese compromiso independentista.

Puigdemont también estuvo de acuerdo en dejar la puerta abierta al diálogo: “Nunca nos levantaremos de la mesa y si durante ese camino hacia la independencia el Gobierno entiende que nos puede hacer una oferta para negociar la consulta, la escucharemos y estamos dispuestos a hablar”. Enfatizando que la querella contra Mas y dos consejeros del Govern por la consulta del 9-N fue un error, reclamando que no se siga por esa vía, como la de recurrir la ley catalana de 2015 sobre emergencia habitacional y pobreza energética. Se reuniran los vicepresidentes, a ver cuantas se materializan…

J L Herrera Vega
Ciències de la Informació i de la Comunicació
El Comunicado

Relacionats