Divendres, 3 d'Abril de 2020 - Edició 617
La República

Es la dignidad, estúpido!!

La has hecho llorar. Has hecho llorar a mi madre con tus palabras, Felipe González. Mi madre es andaluza, de Granada. Ella ama sus raíces andaluzas y moriría por su […]

Da Victus
Da Victus 31/08/2015

La has hecho llorar. Has hecho llorar a mi madre con tus palabras, Felipe González. Mi madre es andaluza, de Granada. Ella ama sus raíces andaluzas y moriría por su tierra catalana, de la misma forma que hizo su madre, mi abuela, que descansa en paz en Cataluña.

Pero tú la has hecho llorar con tus mentiras de truhan acomodado acerca de la ruptura social y del rechazo a los que no tienen “pedigrí”. Ella te votó en repetidas ocasiones hasta que tú lo hiciste imposible por tu incompetencia manifiesta. De Andalucía nos vinimos muertos de hambre, mientras los señoritos acomodados nadaban en la abundancia (como haces tú ahora), y en Cataluña encontramos una oportunidad, la oportunidad de trabajar duro, durísimo, para poder tener una vida digna y un futuro para los nuestros. Y nadie falló en ese compromiso: hubo trabajo duro y oportunidad.

En Cataluña vamos todos a una, sin mirar el origen, y con un destino común: la libertad de decidir y de construir un futuro personal y colectivo mejor para nosotros y nuestros seres queridos. Este es, sin duda alguna, el punto más fuerte del movimiento independentista, su capacidad de integración en pos de un futuro mejor, y eso gente como tú, Aznar, Guerra, Zapatero, Ibarra, Vara, Monago, Bono, Rajoy, Feijoo, Cospedal y muchos otros, sois incapaces de entenderlo. Pensáis que somos colonos y que nuestra existencia y nuestro futuro, así como el de toda nuestra maldita descendencia, os pertenecen. Nada más lejos de la realidad. Notais nuestro aliento en vuestro cogote, y lo vais a sufrir directamente, en vuestros bolsillos.

Mi madre se ha sentido dolida, muy dolida, y al mismo tiempo aliviada. Tus palabras le han dado la total seguridad que la estelada colgada en su balcón representa la libertad moral que tú no tienes para hablar de nosotros, pero sobre todo representa la misma oportunidad de futuro para sus hijos que hace 60 años buscaba su madre para los suyos al venir a Barcelona.

Cuando se ha recuperado del golpe que han supuesto tus feas palabras, me ha dicho: “Niño, le tenemos que estar muy agradecidos. Si escribes algo dale las gracias por ayudarnos a decidir. Aunque él no lo sepa y nos niegue incluso ese derecho, nos ha ayudado a nosotros y a los que están por venir”.

Nosotros también somos EZ, como tú. Desde aquí, y en nombre de todos los EZ de Cataluña que así lo vean, te damos las gracias por ayudarnos a decidir luchar a muerte por brindar a los nuestros la oportunidad de tener un futuro digno lejos de caciques, e incultos ilustrados (y forrados), como tú.

Es la dignidad, estúpido!

Apa, bon vent i barca nova!

Relacionats