Dijous, 14 de Novembre de 2019 - Edició 476
La República

L’argumentari ideològic del domini .BCN

Durant la passada reunió de l’ICANN celebrada entre l’1 i el 7 de novembre a El Caire (Egipte) van assistir entre d’altres Jaume Bordell Sarro, Joan Batlle Montserrat i Marta […]

Redacció
Redacció 20/11/2008

Durant la passada reunió de l’ICANN celebrada entre l’1 i el 7 de novembre a El Caire (Egipte) van assistir entre d’altres Jaume Bordell Sarro, Joan Batlle Montserrat i Marta Téllez Domingo en representació de la candidatura pel domini .BCN promoguda per l’Ajuntament de Barcelona. Jaume Bordell és Director Corporatiu Sistemes d’informació a Barcelona Serveis Municipals, Joan Batlle és el Cap del Departament de Projectes Internacionals de l’Institut Municipal d’Informàtica (IMI), mentre que Marta Téllez es qui es cuida de la imatge i projecció de la ‘marca Barcelona’ amb el domini .BCN, a les ordres d’Amadreu Abril.

D’aquestes tres persones cal destacar precisament Marta Téllez, que pocs dies abans de que directe!cat destapés el projecte del domini .BCN va escriure un extens comentari al blog del fundador de Jazztel, Martin Varsavsky, on explicava quina era la seva visió de Barcelona i de Catalunya. A continuació us reproduïm aquest text (tal i com va ser escrit), que endevina cap on apunta ideològicament el domini .BCN.

Marta Téllez – Junio 2, 2008 7:18 pm – #

A mi me ha tocado ser, por suerte o por desgracia, nacida en Madrid, criada en Barcelona y “crecida” en el mundo.

La expresión -por suerte o por desgracia- la atribuyo al hecho de que durante muchos años me he sentido un poco “en tierra de nadie” en este aspecto. Me explico, yo llegué a Barcelona con 8 años, sin duda una edad en la que tu mente está abierta a todo tipo de cambios y te adaptas sin problemas, pero también una edad en la que desgraciadamente tienes que lidiar con todo tipo de comentarios catalanistas de niños maleducados de colegio privado -cuyos padres seguramente son hijos de inmigrantes de otras regiones de España- que se ríen de ti cuando pronuncias mal una palabra tan compleja fonéticamente como “xiuxiueig” cuando llevas tan sólo 3 meses en la ciudad intentando aprenderte la tabla del 8 y el padre nuestro en catalán.

Durante mi adolescencia, y siempre sin renegar de mi ciudad natal y de los orígenes de familia, yo me he considerado –y me considero- catalana, y es más, cuando viajo por el mundo y me preguntan de donde soy digo “I’m from Barcelona” con la boca llena de orgullo, porqué considero que la ciudad tiene el suficiente carácter y personalidad como para ser reconocida por sí sola mundialmente, en cualquier rincón del globo.

Lamentablemente, en los últimos años, debido a la patética actuación de los políticos que se nos han otorgado, la imagen que estamos teniendo en el resto de España y del mundo deja bastante que desear. ¿Europa unida y Catalunya separada? ¿pero qué es esto? ¿acaso estamos volviendo a una dictadura invertida?

Me parece patético, obsoleto y sobre todo incoherente que los catalanes no hayan superado la dictadura franquista y lo que ese cerebro retorcido hizo en su día. Ya pasó señores, vivimos en una democracia y tenemos la suerte de pertenecer a una Comunidad Económica que nos facilita movilidad, educación y autonomía entre muchas otras cosas (crisis y partidos políticos vigentes de nuestro país aparte).

Recientemente el Ayuntamiento de Barcelona me encargó un estudio de comunicación sobre la “marca Barcelona” y debo reconocer que entregué con gran pena mis conclusiones y mi proyecto audiovisual donde quedaban reflejadas las opiniones de personalidades diversas, tanto públicas como anónimas, de diversos ámbitos empresariales, clases sociales y nacionalidades, y todas ellas convergieron en un denominador común: Barcelona se está convirtiendo en la más grande de las capitales de provincia. Tenemos un problema palmario y evidente que nos está dejando atrás y eso está provocando, a nivel económico y empresarial, que la gran parte del volumen de negocio del país – cualquiera que sea su sector- se quede en MADRID; que nos vean como personas antipáticas y cerradas cuyo único interés es que todos los rotulitos de la ciudad y todas las asignaturas del colegio/instituto/universidad se impartan en catalán.

Una pena, tengo que decir. Aun así, muchos profesionales seguimos apostando por nuestra ciudad y esperamos que algún día (espero que cercano, por el bien de todos) tanto a la clase dirigente política como al ciudadano de a pie se le quite de la cabeza este pensamiento provinciano y nos abramos a Europa, y al mundo.

Un saludo a todos.

Que la Humanitat estigui tranquil·la perquè gràcies a la gent que durant molts anys s’ha sentit “en tierra de nadie” i que ara traça les estratègies de la marca Barcelona mitjançant el domini .BCN, el món serà millor i quedarà deslliurada de la “dictadura invertida” i dels catalans antipàtics i obsessionats amb “els rotulillos” i les classes en català. Per cert, parlant de “rotulillos” hi ha 151 lleis espanyoles que imposen el castellà en l’etiquetatge en front d’una que ho fa pel català. Poc més a dir doncs…

Relacionats